¿Qué rol desempeñan hoy los medios de comunicación en la sociedad? ¿Qué tan comunicados estamos realmente? Parecería que la sociedad de la comunicación, la sociedad red, como la llama Castells, tiene como distintivo la cantidad de medios con los cuales contamos para transmitir un mensaje y el uso que le damos a los mismos. ¿Qué cualidades tiene esa comunicación? Estos son algunos de los aspectos que aborda Sergio Sinay a través de su libro «Conectados al vacío», un problema absolutamente vigente que tiene que ver con cómo estamos posicionados como individuos frente al desarrollo mediático y tecnológico actual. Sinay propone que hoy los medios son más medios de conexión que de comunicación. Es decir, lo que importa no es tanto el mensaje sino el medio. Lo que se comunica es cada vez más rudimentario, más tendiente a la liviandad, a la nulidad. La sociedad red se desarrolla en un sentido horizontal más que en lo vertical, de profundidad. Los mensajes que viajan, que soporta la red son mensajes que tienden a ser livianos para que puedan viajar rápidamente, comunicados y multiplicados. Pero lo que advierte Sinay es que este vaciamiento de contenido no es gratuito, tiene efectos sobre el modo en el cual nos comunicamos y relacionamos y en última instancia lo que produce es mayor aislamiento y soledad global. El libro pone en consideración mucha información actualizada sobre distintos sitios Web y sus usos. Habla por ejemplo del sitio de la revista electrónica Smith cuyo lema es «¿todos tienen una historia?».

La revista, dirigida por Larry Smith, propone a sus lectores y visitantes contar su vida en seis palabras. Una mini biografía. (…) Le llueven a Smith las memorias súper breves. Tanto que en 2007, el editor decidió recogerlas en un libro y ese tomo, titulado Six-words Memory Book, encabezó durante meses la lista de los más vendidos de The New York Times. Es un fenómeno típico de estos tiempos en los que, valga la redundancia, parece no haber tiempo. No lo hay para leer, ni para escribir. Quizás tampoco para vivir. Asombra como miles y miles de personas pueden reducir su vida en seis palabras. Nada menos que una vida, este misterioso fenómeno que nos es dado a cada uno por única vez para que exploremos su misterio, su sentido, y para que, como seres singulares, irremplazables e inéditos, le demos a esa vida un propósito. Todo eso en seis palabras. (…) Como si miles y miles de personas hubiesen estado esperando la oportunidad de confesar de un modo breve y veloz la vacuidad de su existencia. «Reparo retretes, me pagan una mierda.», reza una de las autobiografías publicadas. «Nacimiento, infancia, adolescencia, adolescencia, adolescencia, adolescencia.», es otra confesión. Así, hay decenas de centenares. Pero acaso ninguna sea tan paradigmática como ésta: «Nacido en California. Después, nada pasó.». Una contundente definición del vacío existencial.
Es escalofriante el mundo que describe Sinay, un mundo automatizado y feliz de sinsentido. Por momentos se trata de una descripción hiperlúcida, que no vacila en dar ejemplos, datos con los cuales fundamenta su punto de vista. En otros pasajes uno puede sentir un exceso de propósito, de intencionalidad, el escritor vence al investigador, se rompen las distancias de lo objetivable. En uno de los pasajes del libro, critica duramente a Manuel Castells, reconocido sociólogo estudioso de estos temas, por decir: «los usuarios más activos y frecuentes de Internet, cuando se comparan con los no usuarios, son personas más sociables, tienen más amigos, más intensidad de relaciones familiares, más iniciativa profesional, menos tendencia a la depresión y al aislamiento, más autonomía personal, más riqueza comunicativa y más participación ciudadana y sociopolítica». Todo lo contrario es lo que intenta demostrar Sinay en su libro. El único «inconveniente»es que los dichos de Castells están abalados por muchos años de investigación específicamente sobre Internet, todo lo cual está compendiado en nada menos que seis libros que son el resultado del trabajo de varios equipos de investigación y especialistas en la materia. Entonces… ¿soledad global?

 

Título: Conectados al vacío
Autor: Sergio Sinay
Editorial: Ediciones B.
Cantidad de páginas: 188
Año de edición: 2008