La Histeria

El término neurosis fue introducido en 1777 por W. Cullen, médico escocés. Originalmente designaba una serie de afecciones del sistema nervioso de origen diverso (neurológico, psicosomático, etc.). La preocupación de Freud consistirá en encontrar los mecanismos psicógenos presentes en ella. Si bien Freud distinguía dos grupos de neurosis: las llamadas neurosis actuales y las psiconeurosis, dicha discriminación ha caído en desuso en nuestros días. Como ha señalado Laplanche (1980), Freud mantuvo siempre esta categorización referida a un grupo de neurosis actuales, señalando en ellas la preponderancia de un conflicto presente. Las psiconeurosis por su parte, encuentran causalidad en el pasado. Dentro de este grupo de psiconeurosis, se distinguen las psiconeurosis narcisistas y las de transferencia; que agruparán a las fobias, obsesiones, histerias y ciertos tipos de psicosis. La antigua distinción freudiana entre psiconeurosis y neurosis actuales resulta en extremo difícil […]

Ética y psicoanálisis

¿Es posible, más allá de lo específico que podamos plantearnos con cada sujeto y momento del proceso terapéutico, elucidar unos objetivos más generales para cualquier análisis? ¿Tendrá esta cuestión algo que ver con la ética? Freud (1919) nos dirá que la tarea del analista será la de «llevar al enfermo de neurosis a tomar noticia de las mociones reprimidas, esas mociones inconscientes que subsisten en él, poniendo para ello en descubierto las resistencias que en su interior se oponen a tales ampliaciones de su saber sobre su propia persona” Por un lado se trataría de promover un saber acerca de la propia subjetividad. El “análisis”, de allí su nombre, facilitaría la descomposición de las formaciones anímicas, reconduciendo los síntomas a las mociones pulsionales que los motivan. Ahora bien, el trabajo o la “tarea” del analista no necesariamente es su objetivo. […]

La perversión

Para el psicoanálisis y su clínica, el concepto de perversión constituye un elemento esencial dentro de su edificio teórico, puesto que designa, junto a la neurosis y la psicosis, una de las tres posiciones subjetivas estructurales. A partir de los aportes de Freud comienza a reconocerse la impronta de una dinámica propia de los procesos perversos. Freud va a diferenciar los puntos de anclaje de la perversión en relación a la “sexualidad normal” y a otorgarle una identidad propia, con una configuración libidinal y mecanismos defensivos singulares. El devenir a la pulsión sexual vinculada originariamente a la oralidad, culmina, según la concepción freudiana, con el acceso a genitalidad. Las etapas iniciales oral, sádico-anal y genital, son parte fundamental del proceso de construcción de la sexualidad humana, que culmina en la adolescencia. La tesis de Freud se constituye en el supuesto […]

La pulsión

Freud va a diferenciar la sexualidad en el ser humano del resto de los animales y define para ello el concepto de «pulsión» diferenciada del «instinto» propio del mundo animal. Mientras que el instinto alude a una serie de comportamientos preformados y hereditarios, adaptados a un único tipo de objeto, la pulsión en cambio, admite variabilidad y es en sí misma una representación, la representación psíquica de los estímulos provenientes del interior del cuerpo. Como señala Abadi, la sexualidad humana tiene que ver más con los aspectos psíquicos que con un hecho biológico, en la medida que pasa a ser un vehículo de un proceso de significación. El tejido de la sexualidad humana, constituiría más una verdadera “psicosexualidad” en tanto que el impulso biológico viene a estar recubierto por una serie compleja de representaciones y estructuras ideo-afectivas. La pulsión constituye […]

Las estructuras clínicas del psicoanálisis

¿De qué hablamos cuando hablamos de estructura neurótica, perversa o psicótica de la personalidad? Estructura deriva del latín structura que viene a su vez del verbo struere. Su primer uso fue en la arquitectura para designar la manera en la que se construye un edificio. En el campo de las ciencias sociales es Ferdinand de Saussure quien le dio relevancia a este término y los fundadores de la escuela de Praga, Troubetzkoy y Jakobson, quienes lo llevaron al campo del pensamiento denominado estructuralista. Esta corriente considera la lengua como un sistema en el cual los diversos elementos ofrecen entre sí una relación de solidaridad y dependencia tal que forman una estructura. En el campo de la antropología es Lévi-Strauss, quien retomando los aportes de Saussure, va a proponer una Antropología estructural. El enfoque metodológico estructuralista se interesará por estudiar las […]