El interés del cine por las enfermedades mentales tiene larga data. Hay una lista muy larga de películas que tratan, de diferente manera estos temas. Aquí dejo a consideración algunas, con una clasificación orientativa (puede ser discutible en algunos casos…). Para quienes quieran profundizar más les recomiendo el libro «Imágenes de la locura» -La Psicopatología en el cine- de Beatriz Vera Poseck.

Tastornos psicóticos

Una mente brillante (Ron Howard, 2001.)
La ventana secreta (David Koepp, 2004.)
Hombre mirando al sudeste (E. Subiela, 1986.)
Spider (D. Cronenberg, 2002.)
El resplandor (S. Kubrick, 1980.)
El club de la pelea (D. Fincher, 1999.)
Aviator (M. Scorsese, 2004.)
Uno por ciento, esquizofrenia (J. Medem, 2006.)

Autismo y psicosis infantil
Alguien sabe demasiado (H. Becker, 1998)
Rain man. (Barry Levinson, 1988.)
Un viaje inesperado (Gregg Champion, 2004.)
Ben x (Nic Balthazar, 2007.)
Sueño de una noche de invierno (Goran Paskaljevic, 2004.)

Trastornos de personalidad
Atrapado sin salida (Milos Forman, 1975.)
Monster (Patty Jenkins, 2003.)
Funny games (Michael Haneke, 2007.)
El maquinista (Brad Anderson, 2004.)
Asesinato de Richar Nixon (Niels Mueller, 2004.)
Las tres caras de eva (Nunnally Johnson, 1957.)

Retardo mental.
Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994.)
Mi nombre es Sam (Jessie Nelson, 2002.)
El otro lado de la vida (Billy Bob Thornton, 1997.)
Mifume (Søren Kragh-Jacobsen, 1998.)

Alteraciones de la memoria
Memento (Christopher Nolan, 2000.)
Un hombre sin pasado (Aki Kaurismäki, 2002.)
The Majestic (Frank Darabont, 2001.)
La ardilla roja (Julio Medem, 1993.)